Recent posts

Teleférico - La Cultura del Tributo








Puntaje: 12/20
Año: 2017
Sello: -


Nacido a finales de los ochenta, el shoegaze apareció en europa para enseñarnos todo lo que un ser humano podía crear acompañado de una guitarra y unos cuantos pedales de distorsión. Bandas como My Bloody Valentine o Slowdive son prueba de la innovación que significó esta técnica en el desarrollo de la música popular. Y es que la idea de saturar acordes de guitarras parece sencilla, lo difícil es encontrar una banda de rock que sepa qué hacer con ella. Ahora mismo, sin embargo, vivimos en tiempos del post shoegaze, una especie de corriente que toma como referencia al shoegaze ochentero y lo fusiona con elementos de música electrónica o de rock pesado. Es en este escenario donde podríamos situar la obra de Christian Vargas, compositor peruano que acaba de lanzar La Cultura del Tributo, el cuarto álbum firmado bajo su proyecto personal Teleférico.

Así como en sus discos anteriores, Teleférico ha apostado en este nuevo trabajo por un estilo que se sitúa entre el shoegaze y el indie rock, teniendo al trabajo de guitarra eléctrica como materia prima en cada minuto de música que compone el álbum. En "Dinámica" encontramos un enérgico track inicial que se disfruta fácil y rápido, en el que nada llama tanto la atención como la guitarra y la batería. De aquí en adelante, queda claro que estamos ante un músico eficaz al momento de crear atmósferas agradables y compactas, por lo que no resulta difícil crear una conexión con sus canciones. La música toma un rumbo más sofisticado en "Subte", un tema nostálgico ("Hablamos del día tal, en que miraba el sol / Mil veces hay que danzar, que siento ello mejor / Los discos recurrentes, y el tiempo en extinción") que encuentra sus mejores momentos en sus lapsos instrumentales. Y eso, lo instrumental, es precisamente un arma infalible que Teleférico aprovecha con éxito en "Silencio". Esta es la única composición instrumental del álbum y una de las más interesantes, ya que es una mezcla de samples, sobrecarga melódica de guitarras y un sutil trabajo de percusión. El resultado no es otra cosa que un tema de ensueño que juega hábilmente con nuestras expectativas.


Aunque la mayoría de temas en La Cultura del Tributo muestran una energía innegable, esta se termina desperdiciando en algunos casos. "Medianoche", por ejemplo, es un tema que inicia con mucha potencia pero que va perdiendo atractivo con el pasar de los segundos. Letras que nunca dicen demasiado ("Olvida todo lo que va, hay tanto por volver a hallar / Olvida todo lo que va, hay tanto por andar", proclama el coro) y un innecesario protagonismo del trabajo vocal son las razones que hacen de este un problema que termina limitando las posibilidades de la canción. Es similar lo que sucede en "Confesiones", uno de los tracks más lentos, a ritmo de balada, cuya segunda persona en los versos termina opacando un interesante trabajo de distorsión de guitarras. Y pese a que tiene letras más sólidas, es inevitable incluir aquí a "Gelsomina", quizá lo más pop del disco, un tema de melodías vocales por demás monótonas que, a la larga, hacen que sus únicos elementos rescatables sean, de nuevo, la percusión y el trabajo de instrumentos de cuerda.

En el ocaso del álbum, Vargas decide incluir un cierre delicado, una canción titulada "Demencia" que prescinde de la batería y se convierte progresivamente en una pieza melódica y emotiva, un final que confirma todas esas cualidades que habíamos venido notando desde el inicio. Sin duda, La Cultura del Tributo es un proyecto que puede servir para confirmar a Teleférico como uno de los más importantes referentes del shoegaze nacional. Es difícil encontrar, entre el sinfín de bandas que componen ese espectro multiforme llamado rock peruano, a alguien que trabaje de forma tan fina con las guitarras, y los ocho temas que componen este álbum son testimonio de ello. Si algo de la desaparecida Electro-Z quedó en Christian Vargas, definitivamente es esa ambición por encontrar un sonido original y lleno de vida. Es justo eso lo que nunca deja de resaltar en esta nueva producción: la obsesión por el sonido, un constante reto por demostrar lo que un ser humano puede lograr con una guitarra eléctrica y sus infaltables pedales.
Teleférico - La Cultura del Tributo
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *