Recent posts

Xiu Xiu - Forget








Puntaje: 14/20
Año: 2017
Sello: Polyvinyl


La música de Xiu Xiu es como aquello que muchos llaman éxito: es fácil conseguirle, lo difícil es mantenerse. Y es que esta es una de las bandas norteamericanas que, desde su aparición en 2002, mejor ha representado el género experimental, y no precisamente por la calidad de sus creaciones, sino por sacarle un provecho insólito a la libertad artística. En efecto, si llegar a un disco de Xiu Xiu solo toma un par de búsquedas en Google, escucharlo de inicio a fin es todo un reto aparte. Darle una oportunidad a producciones como A Promise (2003) o The Air Force (2006) puede reinventar por completo nuestra relación con la música popular, revelándonos formas que antes no conocíamos e invitándonos a cuestionar los límites de géneros como el rock. Ahora, con Forget, su decimotercer álbum de estudio, Xiu Xiu sigue el camino de la experimentación, esta vez en forma de diez temas hechos para generar sensaciones extremas en quien se atreva a oírlos.

En su integridad, la propuesta de Forget constituye un permanente vaivén entre el disfrute y la exasperación. "The Call" es quizá el inicio perfecto para un álbum como este, con mucha agresividad en la música y aún más en las letras. Es un tema cargado de violencia, como si Jamie Stewart (líder y compositor principal de Xiu Xiu) se hubiera obstinado en atacar nuestros oídos con cada arma de su artillería electrónica. Encontramos más momentos intensos en "Get Up", tema caracterizado por una envolvente explosividad melódica, lleno de referencias en segunda persona ("Do you hate me because I seem so stupid? / Or do you just very quickly hate me right back?") y cuya construcción musical otorga un protagonismo único a guitarras eléctricas y sintetizadores. Composiciones como estas representan lo más memorable del LP, pues nos confrontan con una banda que reviste a la violencia de una atmósfera poética y, con ello, es capaz de agudizar nuestras sensaciones inesperadamente.



Algo que nunca deja de llamar la atención en cuanto a Stewart es su estilo de interpretación. Por momentos, incluso, parece que dejase de cantar para empezar a producir una serie de suspiros temblorosos, en una suerte de ejercicio agónico. De hecho, la voz de Jamie Stewart da la sensación de estar siempre sufriendo los síntomas de una agonía infinita, lo cual genera, naturalmente, una ansiedad constante en el oyente. Así, a lo largo del álbum, el vocalista nos regala un conjunto de versos oscuros, abstractos, que dejan en la ambigüedad la temática de varias canciones. Por ejemplo, "Forget", tema que da título al disco, está repleto de líneas enigmáticas que invitan a la introspección ("Forget who you are / Don't admit who you are / Oh, to take and to touch / And for once feel good") mientras la música toma caminos diversos e impredecibles. Pero quizá ninguna composición se acopla tan bien a la voz de Stewart como "Petite", en donde se apuesta por un rumbo acústico de guitarras y cello, al mismo tiempo que se tratan temas como el tráfico sexual y la trata de personas, con versos como "It was not my wish to be a slave / What god wants she does".

Pese a que en temas como "Wondering" o "Jenny GoGo" la música se inclina sutilmente hacia el pop, aquí predominan las composiciones multiformes, sorpresivas y que en ningún caso caen en la monotonía. El problema, sin embargo, es que llega un punto (en el sétimo tema, "At Last, At Last", para ser precisos) en que la fórmula se desgasta, y entonces todo se convierte en una innecesaria sobrecarga de distorsiones y melodías cacofónicas de sintetizador. Si bien Xiu Xiu siempre hizo música de este estilo, quizá lo que distingue a Forget son las colaboraciones que hicieron posible su realización. Nombres como Kristof Hahn (Swans), Greg Saunier (Deerhoof) o Charlemagne Palestine figuran en los créditos del álbum. No obstante, la aparición más notable es la del artista drag Vaginal Davis, quien recita una especie de manifiesto sobre sí mismo en "Faith, Torn Apart", el track final de Forget.

En definitiva, para quienes no han escuchado nunca a Xiu Xiu, este álbum puede convertirse en un auténtico desafío auditivo. Y es que, como en casi toda la discografía de esta banda, aquí nada importa tanto como el concepto, y la base conceptual de Forget radica en plantear una suerte de arte de lo malsonante, una agresiva reivindicación de lo caótico. Es innegable: Stewart, Seo y Dunkelman se encuentran más cómodos en los extremos, ya sea emanando energía con sus efectos distorsionados de sintetizadores o componiendo temas austeros de voz y guitarra, como si su único dilema al hacer música pase por elegir si en su próxima creación atacarán los oídos del mundo o los acariciarán con su versión más melódica. Sea cual fuere el caso, todo indica que enfrentarse a la obra de Xiu Xiu siempre será una experiencia tentadora, un provocador reto que, debido a su extravagancia, puede deslumbrarnos o hacernos pasar el rato más desesperante de nuestras vidas.
Xiu Xiu - Forget
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *