Recent posts

La Ciudad: aventura de una Jam band en Lima

Foto: Facebook de La Ciudad
Se denomina Jam Session a una reunión de músicos que se juntan para dar rienda suelta a su creatividad, tocando sus instrumentos apasionadamente mientras improvisan melodías o progresiones armónicas. Y aunque quizá este ejercicio encuentre su origen en el free jazz, la lógica Jam se ha extendido a una diversidad de géneros, llegando a convertirse en la característica principal de algunas bandas. Así, las jam bands son grupos de música cuya esencia radica precisamente en eso: el arte de la improvisación, el abandono de toda regla o patrón a seguir, la interpretación libre. Es aquella idea la que dio origen a La Ciudad, una banda peruana que mezcla el rock con elementos de otros géneros como blues o funk.

Autodenominada como jam band, La Ciudad lanza Sur, su álbum debut, en 2014. En él, durante más de setenta minutos de música, escuchamos una banda con hambre de innovación regalándonos muchos acordes de guitarra acústica, enérgicos solos de guitarras eléctricas, sofisticados arreglos de teclado y una fusión de voces que aporta un aire contagioso de sutileza en todo momento. En la actualidad, La Ciudad cuenta con cuatro miembros (Alejandro Lavalle, Frankie Berninzon, Daygoro Prieto y Bruno Canale), aunque en la realización del disco participaron algunos y algunas más, a quienes la banda no deja de agradecer en su sitio web. Así, tres años más tarde de haber producido su primer álbum, ahora La Ciudad se encuentra preparando su segundo disco, y todo indica que la propuesta musical seguirá siendo tan interesante, o más, como fue en Sur. De hecho, el grupo se presentará la próxima semana en La Noche de Barranco, en un evento que aprovecharán para ir tocando algunos temas de su próxima producción.

Para hablar de todo esto y conocer mejor a esta banda, conversé con Alejandro Lavalle, fundador y vocalista de La Ciudad, quien amablemente accedió a charlar sobre varios asuntos. En esta entrevista, tratamos temas tan variados como el álbum debut de su banda, la acogida del concepto de jam band o la situación actual de la música independiente en Lima. 


¿Cómo se forma La Ciudad? ¿Es la típica historia de un grupo de amigos que se juntaban para tocar música y un día decidieron llevar el asunto a algo más serio?
A: Yo diría que no es la típica historia. La banda original era con Alonso y Frankie. A Alonso lo conozco desde chibolo, hasta hemos tocado en proyectitos de niños. Y con Frankie yo tocaba en Fuera del Resto, una banda que se desintegró en el 2007. Yo siempre había escuchado Dave Matthews Band, Phish, Grateful Dead, también mucho Jorge Drexler, por lo que me gustaba mucho la idea de una jam band tanto en composiciones de rock o folk, pero sin perder el lado de improvisación en vivo o en estudio. Siempre tuve la idea de hacer una banda así, pero yo nunca cantaba. Recién en el 2011 dije: ya qué importa, así cante feo, me mando y canto. Porque, además, la esencia de estas bandas no es tanto la voz, sino la comunicación que puedas lograr como banda. Así que, luego de hacer unos demos ese año, llamé a Alonso y a Frankie, y a ambos les gustaron los demos. Y así empezamos los tres en 2012, tocando guitarra, teclado y batería. Luego conocí a Goro, que toca el bajo; busqué a Ximena, una amiga de la vida que sabía que cantaba bonito, porque me interesaba que cantáramos dos personas ya que no me tenía mucha fe a mí mismo como cantante. Finalmente se unió Bruno, un amigo de Alonso que trabajaba con él en la guitarra eléctrica y a quien yo no conocía. Así, en 2013 nos unificamos y en 2014 grabamos. Mi idea era hacer la primera jam band de Lima.

Justo eso de jam band es interesante, porque son bandas que tienen mucho de improvisación. Mientras escuchaba algunas canciones de su disco Sur, por ejemplo "Intentar", que dura más de nueve minutos, sentía que estaba escuchando a una banda con alma de grupo de música instrumental.
A: De hecho, la definición de jam band no es solo improvisar o alargar las canciones, porque tú puedes improvisar en un minuto o treinta segundos. El espíritu de una jam band es no hacer las cosas siempre iguales. Yo creo que, a diferencia de otras bandas, los conciertos de La Ciudad son siempre una experiencia diferente. Sino sería aburrido. Con Fuera del Resto, por ejemplo, aunque me gustaba un montón la banda, era un poco aburrido tocar siempre lo mismo durante cuatro años. En cambio, en La Ciudad es lindo porque no sabemos qué va a pasar en cada concierto. Es más: no tocamos con setlist. Lo que hago en el concierto es decirles: ya, hay que abrir con esta canción, y luego vamos fluyendo a ver a dónde va, y en medio del concierto les voy diciendo qué otras canciones iremos tocando. Ellos me odian por eso, pero yo los obligo [risas]. Esa es más o menos la esencia de la banda, y también por eso creo que a La Ciudad le ha costado meter su idea, porque mucha gente no tiene ese chip en la cabeza.



Eso es algo que me llama mucho la atención, porque me parece que son una banda con condiciones para tener bastante llegada, pero no han tenido suficiente difusión. ¿Por qué ha sido eso?
A: Un día recibí un mail de Pelo Madueño, diciéndome que habían elegido nuestro disco para pasarlo en Radio BBVA, y él mismo, a través de Alonso, había preguntado por qué La Ciudad no estaba sonando más. La verdad de la milanesa es que de repente nosotros no conseguimos un buen manager como sé que tienen Kanaku Y El Tigre o We The Lion. Yo soy dueño de mi propia empresa y trabajo bastante en eso, por lo que en La Ciudad no podía ejercer también como manager. Le metimos un montón de tiempo al disco, obviamente también plata, trajimos a Matías [Cella]. Pero como que después el disco se lanzó a la nada. Yo literalmente siento que ese disco aún no ha sido lanzado. Recién este año sí le quiero meter un montón a la banda, incluso ya contraté a alguien que me está ayudando a mover redes sociales, algo que no teníamos y es muy importante ahora. De hecho, hace como un mes me escribieron de Movistar Música, que recién habían descubierto la banda y me dijeron lo mismo que tú: ¿cómo puede ser que ustedes no estén sonando? Así que la próxima semana nos van a entrevistar para Movistar Música. Y este año ya debemos ir grabando un segundo disco, y de hecho ya están los demos listos.

Ustedes se han definido como una banda de jam rock. ¿Qué deberíamos entender por jam rock o qué se espera de ese género?
A: El 'jam rock' fue una sugerencia del distribuidor, porque en las tiendas el disco salía con un sticker que decía "Conoce el Jam Rock". El distribuidor decía que si poníamos 'jam band' nadie iba a entender nada, y acá ese término está más relacionado con el jazz o con el funk. Así que jam rock me pareció paja y es lo que usamos ahora. Efectivamente, la base es rockera, pero en realidad hay de todo. Frankie, Bruno y Goro son los músicos, ellos son músicos de carrera, yo soy de la vida. Ellos me guían. La Ciudad está llena de 5/4, de 6/8 [compases], de muchos acordes de jazz, de blues, de funk. Entonces en verdad La Ciudad es un blend total de cosas, por eso le decimos jam rock.

Realizan la producción de Sur con Matías Cella, que ha trabajado con artistas como Jorge Drexler o Kevin Johansen. ¿Cómo llegan a él?
A: Conocimos a Matías en Lima, con Jorge Drexler. Justo Jorge Drexler estaba en Lima a mediados del 2013 y fue a La Noche de Barranco un día en que nosotros tocábamos, y también fue Matías. Entonces nos escucharon y esa noche conocimos a Drexler que estaba ahí chupando y nos invitó al día siguiente a su concierto. Fuimos al concierto [en el Parque de la Exposición] y nos invitaron al backstage, donde Drexler nos dijo para ir a Barranco a chupar. Así que le dije: ya, ¡yo te llevo! Entonces lo subimos a mi camioneta con Matías y ahí ya pues, ni bruto, le empecé a poner los demos de La Ciudad. A Jorge le gustó mucho y a Matías también, y Matías me dio su mail, y me dijo que le escriba. Y ahí empezó. Incluso en la versión física del disco sale "una noche inesperada con Jorge Drexler en barranco". Ya después en Argentina, mientras él trabajaba con Alejandro y Maria Laura, le di los demos a Matías y atracó trabajar con nosotros, aunque tuvimos que esperarlo seis meses. Y bueno, Matías hizo un lindo trabajo.

En el disco incluyen "Uno", colaboración con Alejandro y Maria Laura.
A: Sí, yo me hice muy amigo de Alejandro y Maria Laura. Un día nos visitaron en el estudio y Matías les dijo: a ver, graben algo. Justo estábamos grabando este tema que era el más feeling, y los chicos se metieron y lo improvisaron. O sea, no habíamos ensayado nada. De hecho, todo el disco lo grabamos en vivo, todos juntos a la vez, varias versiones. Y en realidad algunas canciones, esas de nueve minutos, duraban veinte. Pero Matías las afinó.


¿Y por qué mandarse con un disco de más de una hora? Me parece algo bastante inusual tratándose de un debut.

A: Me parecía que si querías mostrar la idea de la banda, tenías que mostrar la idea de un concierto. Y esa era la mejor forma de mostrar el disco. Es más, al principio yo quería que el disco fuera literalmente en vivo, pero ya luego lo hablamos con Matías y pulimos la idea. Pero sí tenía la idea de que el disco fuera como una patada en la cara, porque si eran ocho o nueve temas habríamos tenido que elegir y dejar fuera algunas canciones. Y yo dije no, metan todo, como si fuera un concierto.

Ahora, el disco es largo, pero eso contrasta bastante con los títulos de los temas. Todos son títulos de una sola palabra.
A: Esa tradición empezó con "Feliz", la primera canción. Y de repente salió otra canción que se llamaba "Intentar", luego salió "Naturaleza" y me empezó a gustar lo de usar una palabra. Me gustó que la canción fuera la que se explayara y no que las canciones tengan nombres como "Dime cuántas veces", nombres que cuenten todo antes de que escuches el final. De hecho, algo parecido pasó con el nombre de la banda, porque casi fue Ciudad, pero ahí sí Alonso me dijo: creo que La Ciudad está bien, aparte se siente como una sola palabra. Es más, el nuevo disco es igual, o sea en términos de las palabras. Las canciones se llaman "Sucedió", "Detrás", "Dios", todas son así de una palabra. Conceptos, pues, que es un poco lo que me gusta.

Casi toda la temática de Sur gira en torno a la idea de un 'nosotros', de un 'tú y yo'. En "Hola", por ejemplo, cantas "Alejarnos para atraernos de nuevo". Quería saber si tú eres quien ha escrito todas las canciones y de dónde viene esta temática.
A: Sí, yo soy el que ha escrito todos los temas, tanto en el primer disco como en el próximo. De hecho, la versión física del primer disco viene con un librito, y en la parte de agradecimientos, al final, hay una línea aparte que dice "Y gracias a Pamela". Pamela es una ex novia que tuve hace mucho tiempo, y el disco habla de toda esa salida, de toda esa relación. O sea, si te das cuenta, el disco no habla de corazones rotos, sino dice cosas como "Vete con el viento", "Déjame llorar para ser feliz", o como tú dices "Alejarnos para atraernos de nuevo", es decir, ya esto quedó acá. O, por ejemplo, en "Empiezo", "si no vas a dar ¿para qué pedir?" es algo que me canta ella a mí, en el librito dice que es lo que canta ella. Entonces, la gran mayoría de canciones de ese disco son un cierre de unos años de relación muy bonita que tuve pero que al final fue mejor terminar. Así que el disco es eso, habla de un nosotros que se convierte en una sola persona. Por eso la primera canción es "Feliz" y la segunda es "Dos", porque "Dos" habla de pasar a uno de dos, y eso te abre todo el espectro de lo que pasaba por mi cabeza en ese entonces.

Me parece que justo por ahí pasa una posible crítica que se le podría hacer al álbum. Nunca falta alguien muy escéptico que podría escuchar las letras y decir que son muy light, muy melosas. ¿Qué dirías ante eso?
A: Lo que diría es que a veces sale así. O sea, tienes canciones como "Dos", por la que una vez me preguntaron si escuchaba Juanes porque tiene esa cantadita y yo digo bueno, así sale, ¿no? [risas] Pero luego también tienes temas como "Seguir" que son muy densos. Por ejemplo, si te quieres imaginar un segundo disco de La Ciudad, va por el lado de "Seguir". Pero, como te digo, el primer disco está marcado por lo típico de una relación amorosa que termina, y yo no quería escribir cosas como quién me va a curar el corazón partío, nada que ver. Mi idea era decir sí, yo quiero estar solo, quiero estar tranquilo, efectivamente te he cagado, perdóname, pero esta es la forma de estar bien. Y ya los que me conocen de forma más cercana saben que soy un romántico perdido, y siempre va a salir un poquito, algunos acordes, alguna baladita por ahí. Es parte de la esencia.

Me contabas que eres amigo de Alejandro y Maria Laura. En una entrevista para La República, Matías Cella cuenta que tú le hiciste escuchar a Ves Tal Vez. ¿Qué tan relacionado estás con la escena independiente de Lima?
A: En el 2014, nosotros organizamos el fesival JAPIFEST. Ahí prácticamente conocí a todas las bandas de la escena alternativa. Para el festival, tachamos rock, salsa y afines, y nos concentramos desde Cristina Valentina hasta Kanaku, aunque ellos no pudieron participar. De hecho, a algunos ya los conocía desde que tocaba en Fuera del Resto. A Ves Tal Vez los conocí tocando en Barranco, como creo que se conocen los músicos, o sea tocando en Barranco, sales, entras, y conoces gente. Y sí me gusta mucho estar en contacto con la escena, saber qué pasa, sobre todo con la alternativa, la que no tiene la radio y que hoy día está peleando gracias a Movistar Música, a Radio BBVA. Es como We The Lion. Si no tienes un plus como salir en un comercial de televisión, la tienes bien difícil. O sea a We The Lion le ha costado un verano lo que a Kanaku le costó seis años, pero porque tuvieron esa exposición que la escena no suele tener.

No sé qué piensas tú sobre esto, pero yo siento que ha surgido un gran interés en la fusión. O sea, para esta nueva generación de bandas peruanas, el purismo ya quedó en el pasado, como si hubieran dicho lo nuestro es empezar a mezclar géneros. Tourista o Alejandro y Maria Laura son buenos ejemplos de eso.
A: Desde que estaba en Fuera del Resto, decíamos eso y queríamos meter diferentes cosas. Y en La Ciudad eso se ha mantenido porque era mucha mi idea de decir: si podemos improvisar un rato en funk o meter otras cosas, hagámoslo. Yo no sé ahorita qué es rock en Lima, no sé si puedo decir esto es rock y de repente Chuck Berry me va a agarrar el pie y me va a decir no, eso no es rock. Creo que ahorita hay un boom creativo en el Perú, para variar concentrado en Lima, que es justo una forma de decir lo que estás diciendo tú, que es lo de la fusión. Pero hay puristas. Por ejemplo, tienes a una Cristina Valentina que hace soul y eso es lo que hace, combinado con un poquito de funk. We The Lion tampoco es fusión, es el folk gringo que está de moda, lo que se llama el folk pop, que es Mumford and Sons. Pero también hay bandas que están fusionando cosas como ACHKIRIK, o como Alejandro y Maria Laura que son la fusión latinoamericana y están bien en la línea de Jorge Drexler, de Kevin Johansen. A mí me gusta la idea de crear siempre algo nuevo, pero eso puede pasar tanto siguiendo el estilo de un género, como Cristina haciendo lo del soul, o como Alejandro y Maria Laura haciendo su fusión latina. Yo soy pro todo lo que sea crear algo nuevo, y creo que nada te pone límites.

Bueno, me gustaría que, antes de terminar, me cuentes todo lo que se pueda sobre el próximo disco.
A: Estamos en etapa de demos. Ya hicimos una primera selección y estamos tocando algunos temas nuevos. El miércoles esperamos tocar uno o dos. Yo calculo que para fin de año, que sea temporada más tranquila para todos, o para medio año, ya empezaremos a grabar algunas cosas. La idea es que este segundo disco mantenga lo del jam rock porque esa es la esencia de la banda. Ya no creo que sea un disco de setenta y cinco minutos. Creo que va a tratar de ser una introducción a la banda, es decir, me gustaría que tuviera entre ocho y diez temas, y que haga una puerta abierta al género. El nombre todavía no está. El nombre clave es Norte pero obviamente no se va a llamar así. Y por ahí vamos. Debe estar saliendo el próximo año, verano del 2018. 
La Ciudad: aventura de una Jam band en Lima
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *