Recent posts

Constantine - Hades








Puntaje: 13/20
Año: 2017
Sello: Bedouin

La guerra es la política de último recurso; es eso tan terrible que aparece cuando reina el desentendimiento, cuando se encuentran dos o más formas de darle sentido al mundo y se hacen incompatibles. Pero la guerra no es aquel esfuerzo colectivo hacia la paz, como pensaba Montesquieu, pues los procesos de paz son largos y complejos, y  requieren de una serie de acuerdos forzados, nacidos de la tragedia. Por el contrario, los conflictos armados tienen como consecuencia inmediata todos esos estragos que ya conocemos: el caos, la desolación, vidas humanas quedándose sin futuro y otras que simplemente desaparecen. Estos son algunos de los temas que han inspirado al compositor griego Constantine Skourlis en la creación de Hades, su álbum debut, ya que se trata de un trabajo que nace como respuesta artística ante la crisis de refugiados que se vive en europa. Ambivalencias de la guerra: a la par que mata a miles de personas en Siria, da vida a nuevas expresiones musicales en otras partes del mundo.

Por supuesto, esto no es un fenómeno nuevo. Las guerras siempre han inspirado a artistas de toda índole, ya sea en pintura, cine, música y, quizá, mucho más en literatura. Constantine, sin embargo, no es un artista convencional. Su manera de convertir en música sus sensaciones frente a la guerra pasa por una organización interesante. Sucede que Hades, con sus cuatro composiciones de ambient experimental, representa precisamente cuatro procesos cruciales en el desarrollo de toda guerra. La primera etapa de este álbum constituye lo que podría denominarse como música de la desolación. En "Cosmos", tema inicial del LP, escuchamos una propuesta drone en constante evolución, guiada por un permanente crescendo y de una riqueza tímbrica exquisita. Con sus quince minutos de duración, esta composición logra momentos de intensidad sin saturar demasiado el espectro sonoro, regalándonos una potente descarga de frecuencias bajas e invitándonos, en el mejor de los casos, a la reflexión, aunque, a decir verdad, aquí casi todo suena a desesperanza.



La siguiente fase es la de la expectativa, representada esta vez por un tema titulado "Divide". Aquí se pierde el impulso por lograr que la música evolucione, y más bien se escucha un track que, si bien puede parecer de corte purificador debido a los tonos altos del inicio, termina siendo una suma de momentos densos y oscuros, no muy llamativos en el plano expresivo. Así, por esa constante sensación de inseguridad que genera "Divide", podríamos decir que esta parte de Hades está constituida por una música de la incertidumbre, que refleja de algún modo esa penosa condición en la que viven las víctimas de la guerra al no saber si todo va a terminar al día siguiente o en diez años. Lo que sigue es "Emptiness", tercer tema del LP, en donde aparecen unos constantes chirridos electrónicos que terminan por incomodar al oyente. Asimismo, cerca de la mitad de la composición, se empieza a escuchar algo semejante a una trasmisión fallida, a una distorsión permanente que deforma el cuerpo sonoro y genera tensión. Por todo esto, se podría decir que esta parte del álbum está configurada por una música del caos.

Sin embargo, Hades encuentra su etapa más importante hacia el final, en "Erebus", último tema del álbum. Aquí no solo escuchamos los ya conocidos chirridos electrónicos, sino también golpes, cortes, divisiones arbitrarias del sonido, por no hablar de la insistente distorsión. Es lo más denso del LP y lo que más se acerca al tema de la crisis de refugiados, ya que a todas luces estamos frente a una especie de música de la fragmentación, que muestra un notable rechazo a la unidad, resistiéndose a construir un todo. Esto, sin duda, nos hace pensar en una de las más duras consecuencias de la guerra: las sociedades fragmentadas, quebradas ya para siempre, cuyos miembros han muerto o han escapado para salvar su vida y las de sus familias.

Pese a que en el plano expresivo pudo expresar mucho más, Hades es un álbum importante en tanto cumpla su objetivo: hacernos repensar la guerra y sus consecuencias más próximas. Incluso aunque por momentos pueda parecer una superposición desordenada de estímulos auditivos, el sentido de esta música pasa por construir ideas desde lo ambiguo, planteando una clara intencionalidad que, paradójicamente, debe pasar por lo abstracto para expresar musicalmente algunos de los procesos más desgarradores de la guerra: desolación, incertidumbre, caos y fragmentación. Finalmente, quizá todo se resuma a entender la tarea de Constantine como un esfuerzo por convertir, desde alguna isla remota en Grecia, la guerra civil siria en una obra de arte.
Constantine - Hades
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *