Recent posts

Anthony Naples - Body Pill


Puntaje: 11/20

Género(s): Electro / Micro-House

Año: 2015

Sello: Text Records


El desarrollo de la música electrónica es, probablemente, uno de los aspectos que más notoriamente ha marcado el devenir de la música popular en el siglo XXI. Géneros como el dubstep, el electro-house o el nu-disco habrían sido impensados hace cincuenta años. La evolución de softwares y equipos capaces de hacer, en diez minutos, lo que una banda entera lograba en tres días hace algunas décadas, solo alienta esa sensación de que no hay nada imposible para un DJ con buen oído. Sin embargo, se suele asociar a la música digital con el baile, es decir, con la creación de composiciones que estén al servicio del ritmo y, por tanto, que inciten al movimiento. Ciertamente, hay mucho de razón en ello. Hacer bailar a los demás nunca fue tan sencillo y, cómo no, rentable además. Pero hay quienes buscan hacer bailar a los demás con un sonido particular, algo que, evidentemente, no sale tan rentable. Anthony Naples, DJ neoyorquino, parece haber buscado esto durante buena parte de su primer álbum, y aunque estuvo cerca en pocos momentos, creo vale la pena comentarlo.

El trabajo previo de Naples ha seguido el tradicional camino del DJ contemporáneo. Setlists, mezclas repletas de samples y acaso un hit de Youtube marcan su historial como músico. “Mad Disrespect” es su tema más famoso, y el que, de algún modo, resume mejor sus intenciones a la hora de componer. Body Pill es el nombre de su primer álbum, que trae como gran detalle haber salido a la venta con el sello TEXT Records, del también norteamericano Kieran Hebden, más conocido como Four Tet. De hecho, Four Tet se ha encargado de difundir la música del joven Naples, y basta con escuchar un poco de cada uno para entender por qué. Sus estilos son semejantes, por lo que la crítica ha citado a Hebden como una de las grandes influencias en la música de Naples, agregando a la lista otros famosos artistas digitales como Caribou o Aphex Twin. Se ha dicho también que Body Pill significa una enorme evolución en la carrera del joven DJ, algo que, luego de escuchar el álbum un par de veces, resulta exagerado.

El álbum empieza con una introducción un tanto austera, en donde la repetición comienza a tomar un protagonismo excesivo. “Ris” es el resultado de un juego de tensiones y poca sorpresa por parte de Naples. Los dos primeros minutos son de pura expectativa, como si algo fuera a suceder en cualquier momento. Luego, entra un beat que poco o nada logra asombrar, aunque nunca deja de ser pegajoso. Ciertamente, este primer tema nunca consigue llamar demasiado la atención. Es similar el caso de “Pale”, la sexta composición y una de las más flojas del álbum, en donde se escucha una melodía que asciende y desciende mediante notas cortas, para que al final aparezca una suerte de cambio brusco. Así, nos quedamos escuchando unas distorsiones que, si bien rompen la expectancia, no irrumpen con la suficiente contundencia que exigiría el factor sorpresa en este caso.

Los momentos dance son también fundamentales en la construcción del álbum. En “Abrazo”, por ejemplo, se propone un electro house altamente rítmico que, sin duda, invita al movimiento. El problema es que dejarlo todo al ritmo, como en este caso, provoca predictibilidad, algo que sucedió en este tema. Sin embargo, no deja de ser una pieza digital bastante disfrutable que va integrando nuevos sonidos con el pasar de los minutos, pero siempre sobre el mismo beat. Por su parte, “Refugio” es quizá el tema más bailable de Body Pill. En él no hay momento para progresiones de intensidad o evolución en la composición; más bien, se exhibe todo el armamento de Naples (efectos digitales y percusiones repetitivas) desde el primer minuto. El detalle, como dije anteriormente, es que esta electrónica no es la ya típica de potentes beats y melodías pegajosas precedidas por un estallido. Esta es una electrónica más sofisticada, poco agresiva, pero no por eso menos efectiva al momento de contagiar el ritmo en quien la está escuchando.

Pese a todo, hay momentos en que Naples llega a lograr sus objetivos. Y aunque es imposible descifrarlos todos, durante los treinta minutos que dura Body Pill, queda claro que hay dos principalmente: generar tensión y sorprender al escucha con cambios inesperados. En “Way Stone” es cuando se cumple lo primero. En este tema, de menos de dos minutos, unos golpecillos van formando la melodía base, y en todo momento parece que va a entrar un beat que nunca llega. Tras oírlo, solo queda reconocer: si Naples buscaba dejarnos con las ganas, lo ha hecho muy bien. Por otro lado, está “Miles”, el octavo y último título del álbum. De nuevo, el compositor apuesta por un ritmo acelerado. Aquí resalta un trabajo de percusión muy llamativo, acompañado de un sintetizador marcando unos acordes con sutileza. Pero todo cambia poco antes del tercer minuto, pues desde entonces le decimos adiós a las percusiones y nos quedamos con unas melodías que, paulatinamente, van formando texturas. Así, tenemos tres melodías sonando al unísono, y es entonces cuando nos encontramos con uno de los mejores momentos del álbum.

Inicio decepcionante, final interesante, muchos beats y ritmos acelerados, variedad de efectos y una gran confianza en la repetición. Esa es quizá la más acertada radiografía general que se pueda sacar de Body Pill, un álbum cargado de altibajos que más parece ser una invitación a un mundo digital que parte de aquel mundo en sí. Ese es el mundo digital de Anthony Naples, repleto de sofisticación y austeridad, de beats suaves y cambios bruscos, y de una completa apuesta por las computadoras, dejando de lado la incursión de instrumentos tradicionales. Probablemente, solo haga falta que Naples encuentre un sonido propio para que podamos conocer ese mundo con más profundidad. Todo está en sus manos, y nunca mejor dicho, tratándose de un DJ.

Mis favoritas:
4) Way Stone
5) Refugio
8) Miles

Clic para escuchar:
Anthony Naples - Body Pill
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *