Recent posts

Noveller - Fantastic Planet

Puntaje: 13/20

Género(s): Ambient / Electro

Año: 2015

Sello: Fire Records


Se suele asociar a la guitarra eléctrica con el rock en su más pura versión, ese género de solos de guitarra y estridentes acordes marcados por seis cuerdas de metal que, manipuladas por las manos correctas, pueden ser capaces de todo. La guitarra eléctrica es sinónimo de potencia y energía, y no cabe duda de que, sin ella, la música popular contemporánea sería algo totalmente diferente. Pero, ¿qué sucede cuando un guitarrista utiliza aquel célebre instrumento para desarrollar una idea bastante alejada del rock? La música de Sarah Lipstate, compositora musical y realizadora de cine norteamericana, es un claro ejemplo de los resultados que se pueden conseguir al utilizar la guitarra eléctrica para fines poco convencionales. Luego de tocar por un breve lapso de tiempo (2008-2009) en la banda de noise rock Parts & Labor, Lipstate decidió comenzar una carrera en solitario bajo el seudónimo de Noveller. Así, tras cuatro álbumes publicados y habiendo dejado claro que lo suyo es el ambient detallista, Lipstate continúa consolidando su estilo, esta vez con Fantastic Planet, un álbum repleto de sonidos digitales, que conmueve en sus momentos más caóticos y que, con un poco más de explosividad, habría podido terminar siendo algo memorable.

Lo cierto es que, si hacemos un repaso por el historial musical de Lipstate, nos damos cuenta de que su estilo siempre ha apostado por la linealidad, alejándose de los clásicos estallidos de beats que se suelen asociar a la música electrónica. De hecho, ya desde su álbum Red Rainbows (2009), Noveller demostraba su capacidad en la difícil tarea de construir ambient minimalista, llegando a componer, incluso, canciones de catorce minutos que mantenían una tensión instrumental bastante efectiva de principio a fin. A ello habría que sumar la oferta musical de su aclamado Glacial Glow (2011), con el que la artista ya confirmaba su destreza para crear universos drone a partir de pequeñas siluetas de sonidos, moldeando composiciones multi-instrumentales que tenían a la guitarra como protagonista. Por ello, el cambio más notorio en Fantastic Planet es el poco protagonismo que ha tenido la guitarra a lo largo de las nueve canciones que componen este álbum. Lo curioso es que, aunque aquello pueda parecer, en un primer momento, un salto al vacío, no lo ha sido por completo y, más bien, si algo ha quedado claro, es que, sin la guitarra, Noveller también puede producir momentos de gran intensidad musical.

Pero comencemos por el campo dominado por Lipstate. La primera canción y la más promocionada del álbum, "Into The Dunes", nos muestra una asociación muy paulatina de la instrumentación que, en este caso, se basa en sintetizadores y guitarras, siendo estas últimas las que más llaman la atención debido a los numerosos efectos que se les aplica. Aquí, como en buena parte del álbum, los efectos —a veces, impensados— de guitarra jugan un rol muy importante porque permiten que las notas suenen de modos muy distintos, logrando formar melodías que llegan a asombrar en ciertos instantes. Es interesante también el modo en que Noveller estructura sus composiciones mediante varias capas que, en el caso de esta canción, se componen de guitarras superpuestas unas sobre otras. Esto denota un trabajo ambicioso de composición que a veces no corresponde con los resultados. En "No Unholy Mountain", por ejemplo, los teclados psicodélicos y los sintetizadores, fusionados con una especie de arpa digital y algunas voces dignas de un coro celestial, no logran otra cosa que casi tres minutos de monotonía y poca sorpresa, lo que convierte a esta canción en uno de los momentos más aburridos del álbum. Y, claro, sabemos que ese es uno de los grandes peligros de apostar siempre por la linealidad.

Luego de las dos primeras canciones, comienza a dar la sensación de que Fantastic Planet necesita algún cambio de fase o de ritmo, pues sería una gran decepción si todo el álbum se mantiene en el mismo nivel de tensión. "Rubicon", la tercera canción de la lista, no cambia mucho la situación, pero es, sin duda, uno de los momentos más deslumbrantes del álbum. Se trata, en suma, de una construcción electrónica de sintetizadores, notas sueltas de teclados digitales y una potente distorsión que, al impedir un sonido limpio, genera que todo se haga un tanto difuso. Aquí el objetivo de Noveller es aturdirnos a la vez que nos va encantando con un aumento muy progresivo de la intensidad. Y entonces llega, por fin, el tan esperado cambio de ritmo con "Sisters", quizá la más polirítmica de este álbum, y una de las pocas que suena atractiva desde el primer segundo. Las guitarras jungle que dan inicio a la canción se difuminan bruscamente para dar paso a un conjunto de rítmicos sintetizadores techno, concretando un cambio que sorprende y aleja a Fantastic Planet de la intrascendencia.

Al parecer, Lipstate guardó las sorpresas para la mitad del álbum. En la sexta canción, "Pulse Point", recién aparece una especie de percusión, en forma de golpes, fundamentales para la propuesta electro industrial que presenta esta canción. Los siete minutos de "Pulse Point" son, sin duda, lo más desafiante de Fantastic Planet, en donde la compositora muestra un manejo sólido de los detalles y luce su talento para construir melodías en medio del caos. Y, a pesar de que esta canción es una clara prueba de lo bien que le puede ir a Lipstate alejada de su querida guitarra, este instrumento regresa, más melódico que nunca, en "In Febraury", una composición cargada de sonidos atmosféricos que acompañan a la guitarra y no logran más que un resultado homogéneo en sus cuatro minutos de duración. Algo similar sucede con "The Ascent", la canción de cierre del álbum, aunque menos homogénea y mucho más interesante debido al desorden melódico que se produce hacia el final, a partir de un techno agresivo, sintetizadores ambient y guitarras psicodélicas que parecen lamentarse con notas alargadas y muy altas.

Como dije al inicio, quizá un poco más de explosividad le habría venido bien a esta producción. Es posible que esto se deba a la enorme confianza que le pone Noveller a una electrónica sin golpes ni percusiones, algo que no siempre provoca resultados llamativos. Por otro lado, como suele suceder en el drone, Fantastic Planet pone gran énfasis en las repeticiones y, a veces, puede traicionar la paciencia del escucha, haciendo creer que en algún momento aparecerá un estallido en la intensidad del sonido que, en realidad, llega muy pocas veces. ¿Nada que decir acerca de las letras? Sí: que no hay. Este es un álbum enteramente instrumental, con el cual Sarah Lipstate sigue demostrando ser una compositora excesivamente calculadora, pues en su música ningún sonido existe en vano, todo es parte de una idea tan ambiciosa como cuidadosa capaz de fascinarnos si sabemos recibirla con la suficiente disposición.

Mis Favoritas:
3) Rubicon
4) Sisters
6) Pulse Point
9) The Ascent

Clic para escuchar:
https://www.youtube.com/watch?v=hPDN9DH-now
Noveller - Fantastic Planet
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *