Recent posts

De rapero a periodista: el curioso caso de Mykki Blanco

Foto por Timothy Saccenti
El hip-hop es un género trasgresor por naturaleza. Nadie hace rap para escribir letras respetuosas o cordiales, pues se estaría desaprovechando notoriamente uno de los más grandes encantos de tal género musical: su, en apariencia, ilimitada libertad de expresión. Sin embargo, esto no es suficiente para algunos. Insatisfecho con trasgredir desde el hip-hop, Michael Quattlebaum (o Mykki Blanco) viene haciendo algo bastante interesante durante sus pocos años de carrera musical: trasgredir el hip-hop. Quattlebaum es conocido por un estilo de hip-hop agresivo y un tanto minimalista, que tiene a la voz como instrumento principal y suele utilizar efectos electrónicos que aportan una atractiva intensidad a sus composiciones. Aunque, en su caso, muchas veces la música pasa a un segundo plano. Resulta que Mykki Blanco no es solo un nombre artístico, sino también un personaje femenino desde el cual Quattlebaum propone una especie de doble identidad, transgénero o "multigénero" (como él mismo ha dicho), si se quiere, jugando con propuestas estilísticas ligadas al travestismo. Así, estamos ante uno de los pioneros del denominado queer hip-hop, pues Blanco, además de haber creado una imagen que traduce de algún modo su diversidad sexual, frecuenta plantear temas de género en su producción musical.

Y por si todo ello no fuera sorprendente, Mykki acaba de hacer públicas sus intenciones de alejarse de la música. "He decidido enfocarme y perseguir una pasión que llevo desde hace ya algún tiempo, que es el periodismo de investigación, particularmente enfocado en recoger información y escribir acerca de la homosexualidad y la cultura gay en los lugares más remotos del mundo", se lee en su publicación de Facebook. Luego, asegura que ya no le interesa "escribir palabras que rimen sobre beats hechos por otras personas que, en su mayoría, son hombres". Con ello, deja una carrera musical de más de tres años, durante los cuales había publicado un par de EP's. Deja, además, una buena cantidad de seguidores sin el prometido Michael, nombre de lo que iba a ser su primer álbum de estudio. Sin duda, una historia poco común por donde se le mire, aunque entendible tratándose de un(a) artista poco convencional, que nunca dejó de lado su compromiso social.


De rapero a periodista: el curioso caso de Mykki Blanco
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *