Recent posts

Ranking 2014: Mis 25 canciones favoritas

Todo comenzó hace unos meses. Me había pegado intensamente con una banda inglesa, escuchaba decenas de veces su discografía, y un día sentí la necesidad de ver qué opinaban otros sobre los álbumes que yo tanto aclamaba en mis madrugadas musicales. Así, descubrí lo deslumbrante que podía ser la crítica musical. Me entretuve muchísimo leyendo reseñas, opiniones, discrepancias entre críticos. Era un mundo nuevo para mí. Y, por supuesto, sumergirme en el universo de la crítica musical me trajo consecuencias inevitables: descubrí artistas, bandas, álbumes, historias de éxitos, historias de fracasos, géneros musicales y muchas otras cosas, que fueron —y siguen— llenando de sentido alguna parte, para mí desconocida hasta entonces, de mi vida.

Había algo, sin embargo, que me dejaba insatisfecho. Existiendo tantas bandas y artistas musicales en el mundo, los cuales iba descubriendo más y más, la prensa de mi país solo le hacía caso a unos cuantos, a los más populares, a los exitosos en ventas. Tal escenario sigue igual, evidentemente. Pero entonces lo encontré —y lo sigo encontrando— tan injusto, que decidí hacer algo al respecto, pues concluí que otras personas también merecían enterarse y conocer acerca de la vasta oferta de propuestas musicales que hay allá afuera, como yo lo venía haciendo. De ese modo, y confiando en que toda la crítica musical que había leído me serviría para argumentar de buena manera mi juicio ante una determinada producción, decidí crear un blog que se dedique a la difusión de lo que considere digno de ser difundido, y de vez en cuando también de lo que no, para no ser injusto. Durante los primeros meses en que devoré páginas enteras de crítica musical, casi nunca me topé con alguna en español, y muchísimo menos —nunca, en realidad— con alguna de Perú. Con suerte leí alguna crítica del diario El País de España y alguno que otro blog subterráneo de Argentina o México.

Reverberación Amarilla nació como el blog que a mí me hubiera gustado encontrar durante mis travesías cibernéticas recorriendo páginas musicales norteamericanas o europeas. Y, bueno, a pesar de que a veces las reseñas me queden muy extensas o aburridas, hago lo mejor que puedo. Me alienta, asimismo, ver que el blog recibe unas treinta visitas diarias, gracias, principalmente, al spam sistemático que hago en Twitter, pero también gracias a la curiosidad de algunas búsquedas en Google acerca de un álbum musical en específico. O al menos así me ha informado el sistema de Blogger. De cualquier modo, me alentaría muchísimo más ver comentarios en los posts, pero al parecer eso ya es pedir mucho. O quienes los leen son muy tímidos o simplemente no leyeron nada. Siempre está la posibilidad de que alguien entre y se vaya sin leer nada, pues, finalmente, Blogger solo cuenta las veces que el blog ha sido visitado. Aunque prefiero ignorar esa posibilidad. En fin, creo que ya he dicho suficiente.

Aquí mis veinticinco canciones favoritas del año que se va. No sin antes recordarles, estimados lectores: suelo andar por una escena musical que se caracteriza por ser independiente, por estar entre ciertos géneros (Electro, Rock, Pop, Hip-Hop, Ambient, Punk, Folk y algunos más), por tener letras casi siempre en inglés y por nacer en Europa o Norteamérica, pero hay muchísima más música allá afuera, que yo ignoro porque no se puede tener todo en esta vida y que ustedes pueden conocer gracias a este maravilloso invento llamado Internet.


25. Thom Yorke - The Mother Lode

Aunque Tomorrow's Modern Boxes fue un álbum que me dejó insatisfecho, disfruté mucho algunas de sus canciones. Esta es una de ellas, y destaca por el agresivo y contundente beat que pocas veces se escuchó en el resto del álbum. Las percusiones y los sintetizadores electrónicos, sumados a la voz de Yorke, funcionaron muy bien en este caso. Los sonidos atmosféricos de esta canción no son un impedimento para encontrarla muy bailable y enérgica, aunque sutil y enigmática por momentos.





24. Aphex Twin - Syro u473t8+e (Piezoluminescence Mix) 

Sin duda, uno de los puntos más altos de Syro, el último álbum del irlandés. Una construcción minimalista, llena de minúsculos fragmentos digitales, que comienza con una voz femenina y luego se explaya por más de seis cautivadores minutos, durante los cuales se puede apreciar el gran trabajo de producción llevado a cabo no solo en esta canción sino en todo el álbum. Son seis minutos en los que Aphex Twin vuelve a demostrar por qué es uno de los DJ's que más expectativa causa cada vez que anuncia una nueva producción, como sucedió este año. Lamentablemente, no hay versión de esta canción disponible en internet.



23. Flying Lotus - Siren Song (Feat. Angel Deradoorian)

Una de las canciones más deslumbrantes del fenomenal You're Dead!. Son casi tres minutos de Ellison jugando sutilmente con la voz de Angel Deradoorian, obteniendo un resultado psicodélico y narcótico, con suaves percusiones, sonidos electrónicos y un trabajo de edición realmente alucinante. Una clara prueba de la siempre sorprendente creatividad de FlyLo.




22. Spoon - Do You

De lejos, la composicion más catchy del aclamado They Want My Soul. Aquí la banda norteamericana expone todo su armamento de guitarras indie y arpegios agradables. Sin ser algo extraordinario, esta es una canción muy disfrutable, y no solo por lo agradable que resulta para el oído, sino también por lo bien producida que está y por el buen manejo del contraste entre pausas y arremetidas de voces. Hacia el final, un cautivador sintetizador aparece, como dejando claro que los chicos de Spoon no podían terminar esta canción sin un último detalle para cerrar con broche de oro los tres minutos y medio más pegajosos del álbum.






21. Future Islands - Seasons (Waiting On You)


Con un sonido retro, algo ochentero, esta es la canción más celebrada de Singles, el último álbum de Future Islands. Es, además, lo primero que se escucha en el álbum, y empieza con un sintetizador anunciando que estamos a punto de escuchar una buena obra de synth-pop, digna de tres músicos que, al parecer, se niegan a aceptar las nuevas corrientes digitales, utilizando percusiones acústicas y bajos, en lugar de computadoras y programas de edición musical. Se trata, en suma, de una estructura tan simple como cautivadora, capaz de intensificar las emociones de cualquiera.





20. Freddie Gibbs & Madlib - Harold's

Aunque no escuché tantos, Piñata fue uno de los álbumes de hip-hop que más disfruté este año, con beats creativos y bien logrados, cambios interesantes y un talentosísimo rapero como Freddie Gibbs, que luce el ritmo de sus rimas durante todo el álbum. Esta canción es una buena síntesis de todo ello, acompañada de una potente dosis de irreverencia y provocación en las letras. "Fuck my enemies / What you looking for, bitch / I got 'em", canta Gibbs.




19. Sun Kil Moon - Carissa

Quizá la composición narrativa más ambiciosa del año. Cuenta la historia de un hombre que va en busca de pistas acerca de su ya difunta prima, objetivo por el cual regresa a su ciudad natal: Ohio. La canción está llena de referencias familiares, anecdóticas y profundamente íntimas, todas en base a la historia que se relata. Aquí, Mark Kozelek demuestra toda su destreza no solo en cuanto a creación de letras sino también en cuanto a talento musical, pues esta composición no sería nada sin las hermosas guitarras que le dan vida.


Escúchala: https://www.youtube.com/watch?v=GBNdOTu2Wn0



18. The Knife - Without You My Life Would Be Boring (Shaken-Up Version)

Para alegría de muchos, antes de su separación definitiva, y después del increíble Shaking The Habitual, los hermanos Dreijer decidieron publicar un álbum de versiones alternativas de sus canciones más representativas, al cual titularon Shaken-Up Versions. Si bien la versión original de esta canción pertenece a un álbum del año pasado, la versión Shaken-Up de ella que sacó The Knife este año, es tan enérgica y bailable que por poco y supera a la original, con unas percusiones potenciadas al mil por ciento y de nuevo flautas que suenan aumentando la intensidad. Cuatro minutos de pura fuerza.


17. Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra - Austerity Blues


La canción más larga de esta lista y una de las más intensas de Fuck Off Get Free We Por Light On Everything, álbum imperdible para todo seguidor de la ya mítica banda canadiense Godspeed You! Black Emperor, que comparte varios integrantes con Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra. Los catorce minutos que dan vida a esta canción están compuestos por una serie de fases muy bien trabajadas por los compositores. El ya conocido post-rock de GY!BE, más agresivo que nunca, sumado ahora a la voz de Efrim Menuck, resulta inevitablemete placentero.






16. Flying Lotus - Never Catch Me (Feat. Kendrick Lamar)

¿Qué pasa cuando se unen uno de los mejores raperos y uno de los mejores compositores estadounidenses? La respuesta está en los cuatro minutos que componen esta canción, con un Kendrick Lamar hablando de lo fascinante que encuentra a la muerte, acompañado de pianos jazz y un beat sólido que resalta la importancia de su siempre rítmica voz. Una clara prueba del talento de FlyLo en la fusión de géneros, que parece desafiar a todo el que haya pensado que lenguajes musicales tan distantes como el hip-hop y el piano jazz no podían estar en una misma canción.
Escúchala: youtube.com/watch?v=k4Oz8UmUXbg



15. Todd Terje - Dolorean Dynamite

Una de las canciones màs neo-disco del encantador It's Album Time. Son seis minutos de mùsica electrònica, pegajosos beats, sintetizadores que suenan demasiado bien y una progresiva intensidad que, en el inicio de la canciòn, parece no existir. Esta canciòn es, ademàs, una buena sìntesis de la propuesta musical del DJ noruego, en donde, incluso, se escucha una tìmida pero sòlida guitarra que hace recordar por momentos a otros artistas como Daft Punk. Una composiciòn perfecta para cualquier viaje nocturno por la ciudad.






14. The Pains Of Being Pure At Heart - Kelly

Es difícil saber cuál es el elemento más importante de esta canción, si el vívido trabajo de percusión o la melodiosa voz de Jesicca Weiss. Lo cierto es que se trata de una muy bien lograda producción, adecuadamente instrumentada, con guitarras de indie pop y teclados, panderetas y golpes de aplausos. "Kelly, tell me / all you'd live without", se escucha en el coro. De lejos, mi canción favorita en Days Of Abandon, uno de los más agradables álbumes que pude escuchar este año.





13. Eno & Hyde - Return

La primera canción de uno de mis álbumes favoritos del año, High Life. Una vez más, Brian Eno demuestra por qué es uno de los compositores más reconocidos de los últimos tiempos. Pero esto no sería suficiente sin el acompañamiento de un melódico y acertado Karl Hyde, colaborando constantemente en las voces y las guitarras. Justamente aquel instrumento, la guitarra, es lo que le da vida a esta canción, una ambiciosa construcción drone/post-rock/shoegaze de nueve minutos, que incluye bajos y uno que otro sonido atmosférico. Definitivamente, una canción espectacular y cautivadora por donde se le escuche. Una lástima que no se encuentre disponible en internet.





12. FKA Twigs - Lights On

Hay mucho que agradecer hacia el final de este año. El primer LP de FKA Twigs, por ejemplo. LP1 podrá ser un nombre simple, pero es un álbum que desafía a la simpleza, sobre todo por tratarse de un conjunto de frescas propuestas pop que no se conforman con el sonido pegajoso y la fórmula repetida. Esta canción es una de las más destacadas de aquel álbum. El minimalismo, la instrumentación ambiciosa, el destacadísimo trabajo de producción, casi todo es resaltable aquí. Sin embargo, nada lo es tanto como la voz de Tahliah Debrett, que por momentos es tan inmensa que parece ser suficiente por sí misma. Una canción con fases enigmáticas y coros intensos, elementos R&B y contundentes líneas de bajos. Una canción que lo tiene todo para ser la mejor del álbum, aunque hay otra que ya se hizo más famosa.




11. Caribou - Silver

Esta es la segunda canción de Our Love, uno de los mejores álbumes de música electrónica del año que se va. Con un manejo de samplers que me hizo recordar a Four Tet, los cinco minutos de esta canción son pura creación melódica digital, con varias fases y una buena estructura de composición. A veces parece que lo mejor de esta canción es la hermosa progresión de acordes que la compone, y otras veces, parece que lo mejor es la voz de Dan Snaith, cantando en altos tonos que complementan a la perfección los sonidos electrónicos de fondo.

Escúchala: https://www.youtube.com/watch?v=yvDVyqgaAFo




10. Angel Olsen - Enemy

Los casi seis minutos de esta canción son una clarísima prueba de que, muchas veces, no se necesita más que una guitarra acústica, una voz y una emotiva interpretación para lograr algo hermoso. "Sometimes our enemies / Are closer than we think", canta Olsen, que no solo tiene una voz que deslumbra sino que, además, parece siempre estar buscando un modo de interpretar único, auténtico, con el cual pueda lucir todo el talento que posee. Aunque hay otras muy buenas, Enemy es mi canción favorita de Burn Your Fire For No Witness, álbum con el que Olsen va tomando un lugar importante en la escena del indie folk norteamericano.



9. Ariel Pink - White Freckles

Fue un placer increíble escuchar por primera vez Pom Pom, el último álbum de Ariel Pink, y fue una tortura increíble tener que clasificarlo en algún género musical. Pero, bueno, lo que quería decir es que, al igual que casi todas las demás en dicho álbum, esta canción es excentricismo total, fuerza, energía, desenfado. Por momentos, incluso, puede causar una carcajada en quien está escuchando. "Freckles, freckles / where'd you get those freckles?", se escucha hacia el final. Las guitarras, las voces, los efectos con sintetizadores, el ritmo acelerado: hay muchas razones para amar esta canción. Fueron dos minutos y cuarenta segundos que me hicieron sonreír y creer que aún hay artistas dispuestos a desafiar la idea de que la música debe tener una estructura ordenada y sonar bonito.





8. Spoon - Inside Out

Los chicos de Spoon vuelven a aparecer en esta lista, pero ahora con Inside Out, mi canción favorita de They Want My Soul. Con un bajo que resuena fuerte y repetitivamente, sintetizadores, percusiones que marcan el ritmo de la canción y un Britt Daniel poniendo su voz solo donde debe ir. Hasta ahí, todo muy convencional. Lo interesante viene en la entrada de una especie de arpa regalando unos arpegios hipnóticos, que opacan toda la instrumentación restante. Una canción lenta y hermosa, precisa para detenerse un momento a apreciar de un modo más pleno todo lo que nos rodea.



7. Sun Kil Moon - Jim Wise


De nuevo Mark Kozelek demostrando que se pueden lograr resultados por demás atractivos con una instrumentación austera y una buena interpretación. Esta vez acompañado de una voz femenina, Kozelek canta acerca de un personaje llamado Jim Wise, de quien dice: "Jim Wise mercy killed his wife in a hospital at her bedside / And he put a gun to his head and it jammed and he didn't die". Sin duda, otra historia interesante que ofrece el aclamado Benji de Sun Kil Moon. Lo más cautivador de esta canción pasa por las voces que interpretan y ese teclado de fondo, tocando unas notas destellantes y muy suaves. Un masaje para el oído.




6. Run The Jewels - Lie, Cheat, Steal

Para muchos, el mejor álbum de hip-hop del año. Merecido reconocimiento, creo. El Run The Jewels 2 es una fiesta de beats increíbles, colaboraciones acertadísimas y buenas líneas de rap. Con una temática un tanto política y llena de críticas ("Authorities have spoken / Demanded your pour devotion / Get magnetized to the ground / While the falcons of murders close in", canta Killer Mike), efectos de sonido alucinantes y un coro plagado de vocecillas chillonas, esta canción fue mi favorita del nuevo álbum de estos raperos que, ahora más que nuca, están en el podio del hip-hop mundial.




5. Mac Demarco - Passing Out Pieces

Como ha pasado con algunos puestos de esta lista, en este blog ya se habló de esta canción. En mi reseña sobre el sólido álbum de Demarco, escribí que Passing Out Pieces "muestra el genial resultado de una atrevida mezcla entre sintetizadores y guitarras, logrando una melodía que consigue captar por completo la atención de quien está escuchando". Un par de meses después, quiero resaltar también el fantástico trabajo de producción, pues en esta canción parece estar todo ecualizado a la perfección. La voz, los sintetizadores, las guitarras distorsionadas de fondo; absuolutamente todo suena en su nivel más preciso.



4. St. Vincent - Digital Witness

Como en toda obra artística que abarca un espacio determinado de tiempo, es importante que una canción tenga un inicio atractivo, para invitar a poner toda su atención a quien está escuchando. Creo que esta canción llevó lo del inicio atractivo a sus niveles más disfrutables. Quizá sea el mejor inicio para una canción que escuché este año. O quizá ya estoy exagerando. Bueno, el punto es que la voz de Annie Clark, sumada a esa especie de horn (o trompa de viento, en español) sonando en bajos y altos a la vez, es una combinación tan placentera como bailable. Y lo mejor de todo: la intensidad del inicio se mantiene durante toda la canción.



3. Swans - Oxygen

Michael Gira está loco. Y esta canción es una clara prueba de ello. Uno de los puntos más álgidos del monumental To Be Kind, que nos regaló este año la banda norteamericana Swans. Oxygen nació como una composición de Gira en solitario, y, aunque la tocó en bares nocturnos de manera acústica, nunca sonó tan bien como la versión de estudio que ofreció acompañado de su banda en su último álbum. "Oxygen, Amen / I can breathe again", se escucha al inicio. Post-rock del mejor, intensidad total, agudización de sentidos, mucho ruido y un mundo exterior que ya no importa porque existe Swans.


2.  Eno & Hyde - DBF

Como buen fan de Talking Heads, no podia dejar de adorar esta canción. Son cuatro minutos de explosión funk, de Brian Eno en su versión más entretenida, haciendo vibrar a quien esté escuchando, a base de efectos de guitarra y sus ya conocidas mezclas de afro-beats. DBF no tiene pausas ni momentos de sosiego; más bien, ofrece toda su fuerza de principio a fin, razón suficiente para capturar a cualquiera. Es imposible escucharla y no moverse. Como escribí en la reseña de High Life, esta canción es mi favorita del álbum, y casi llega a ser mi favorita del año.






1. The War On Drugs - Red Eyes
No hay mucho que pueda decir sobre Red Eyes. Solo un par de cosas. Primero, creo que nunca una banda le había sacado tal provecho a la armonía compuesta por Gm - F - Bb - Eb, los cuatro acordes que deslumbran en esta canción. Y, segundo, creo que no pude encontrar cinco minutos de música más precisos para las vacaciones de verano. Una de las canciones más disfrutables del año y también del aplaudido Lost In The Dream, el tercer disco de estos estadounidenses que, al parecer, ya se ganaron el cariño de todos los seguidores del indie rock. Y el mío también, por supuesto.
Ranking 2014: Mis 25 canciones favoritas
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *