Recent posts

Lily Allen - Sheezus


Puntaje: 7/20
Género(s): Electropop / Britpop
Año: 2014
Sello: Parlophone





Uno de los aspectos que siempre me ha gustado de Lily Allen, es su habilidad en el arte de la versatilidad. Puede pasar de ser una mujer provocativa, sensual y desinhibida, a ser la imagen más encantadora de la ternura, fingiendo miradas de inocencia con sus grandes ojos. Pero, aunque no resulte tan evidente, hay algo que Lily no puede dejar de ser: una artista que constantemente trata de distanciarse de sus colegas, buscando que en su obra musical haya algo que la distinga. Sin duda, en 2006 fue cuando estuvo más cerca de conseguir tal objetivo, con Alright, Still, su primer álbum de estudio. En dicha ocasión, y con apenas veinte años de vida, Lily Allen demostró una ambición interesante, mezclando géneros y obteniendo un resultado muy llamativo, que andaba entre el Hip-hop, el Pop y el Ska. Así, la joven solista ganó un lugar en la escena musical británica, y muchos pusieron en ella grandes expectativas hacia el futuro, perfilándola como una estrella pop en formación.

Tres años más tarde, en 2009, Allen volvía a llamar la atención de todos con su segundo álbum: It’s Not Me, It’s You. En él, encontramos varias versiones de su personalidad, desde videos en los que se mostraba tímida y cohibida, hasta canciones en las que el coro consistía en repetir una palabra un tanto agresiva. Aunque la crítica no lo recibió tan bien como al anterior, el álbum fue un éxito en ventas, lo que le permitió a —ya una exitosísima— Lily Allen tomarse un descanso prolongado. Así, luego de cinco años, durante los cuales hizo algunas cosas interesantes (tuvo hijos, colaboró en una canción con P!nk, hizo la versión acústica en piano de una de las canciones más populares de la banda inglesa Keane), la británica publicaría, en mayo de este año, su tercer álbum de estudio: Sheezus. Más allá de los parecidos con el nombre de otro álbum famoso, este nuevo trabajo de Allen demuestra que no está dispuesta a alejarse del pop, y que una de sus metas principales sigue siendo llamar la atención de todos, a cualquier precio.

Desde la primera canción, “Sheezus”, que le da título al álbum, las letras comienzan a anunciarnos todo lo que tienen para decir. En esta canción, son constantes las alusiones provocativas a otras artistas como Rihanna (a quien llama Ri-Ri), Katy Perry o Lady Gaga. Fiel a su estilo, Allen utiliza una ya conocida fusión entre el Pop y el Hip-Hop para desarrollar la narrativa de su canción, que proclama cosas como “I’m ready for all the comparisons / I think it’s dumb and it’s embarassing / I’m switching off, no longer listening / I’ve had enough of persecution and conditioning”. El asunto va más o menos así: ella está de vuelta, sabe que la van a comparar, ya no quiere más persecución, pero menciona a otras cantantes en sus coros. Y aunque parece no tener mucho sentido, en esta canción queda claro que Lily Allen mantiene intacto su estilo, y está decidida a exprimirlo al máximo.

Y ya que hablamos de estilos y letras, no puedo dejar de revisar otras canciones impregnadas de provocación e ironía. Ya vimos el caso de “Sheezus”, pero no es el único en que Lily parece dirigirse a algunas personas en específico. En la quinta canción, “Insincerely Yours”, encontramos un rechazo contundente a una de las costumbres más representativas de los artistas de hoy en día, con versos como “I don’t wanna know about your perfect live / Your perfect wife and it makes me sick / I don’t give a fuck about your instagram / About your lovely house or your ugly kids”. De ese modo, se hace notar lo interesada que está Allen en ser políticamente incorrecta, construyendo letras que persistan en criticar lo que a ella le parezca criticable. Y si bien la ironía está, no puedo evitar encontrarla muy simple, poco lograda, pues se trata de críticas conocidas hasta el cansancio que no se han intentado profundizar en este caso.

Pasa algo parecido con los motivos feministas de este álbum. En “Hard Out Here” encontramos a una Lily Allen más feminista que nunca, proclamando ideas como “I supose I should tell you what this bitch is thinking / You’ll find me in the studio and not in the kitchen”, o también versos como estos: “If I told you about my sex life, you’d call me a slut / When boys are talking about their bitches, no one’s making a fuss”. Más allá de estar o no de acuerdo con lo que se dice en la canción, creo que las letras se quedan en una superficialidad que no aporta nada interesante. Pareciera, más bien, que la británica ha aprovechado la trascendencia que ha venido tomando el feminismo en la conciencia social de occidente para sumarse a la movida, aunque con un mensaje bastante simple. Y es que el mensaje feminista puede ser mucho más que decir “la mujer no tiene por qué estar en la cocina” o “librémonos de la represión en cuanto la sexualidad de la mujer”. Así, tan sencillo, no resulta interesante.

Sin embargo, creo que cuando Lily está más cerca de lograr un buen golpazo de sarcasmo es en “URL Badman”, la novena canción del álbum, en donde critica, con cierta contundencia, a los que se dedican a juzgar todo desde una computadora, a través de internet, insultando y perjudicando muchas veces a los artistas. Esta canción, creo, fue uno de los mejores intentos por lograr una intensidad con toque irónico en la música, algo que la artista parece haberse trazado como objetivo. ¿Por qué solo se queda en intento? Sencillo: porque los efectos Dubstep-Electro en el coro son demasiado simples. Es lo más Skrillex que se le ha escuchado a Lily Allen hasta hoy. Da la sensación de que ha faltado dedicación, y que, más bien, ha habido conformismo: hay que hacer que suene como seguramente va a gustar, porque esta fórmula ya ha funcionado cientos de veces.

Pero como nunca me ha parecido inteligente juzgar a la música solo por las letras, y ya que hablé de fórmulas, tendré que mencionar el problema más grande de Sheezus: todas, absolutamente todas las canciones de este álbum parecen haber salido del mismo molde. Las doce canciones que lo conforman tienen la misma estructura: estrofa – coro – estrofa – coro – momento previo al coro final – coro – fin de la canción. Esta es una de las cosas que más me disgustan de un álbum, pues demuestra una evidente falta de ambición en materia de composición. Lo curioso es que el álbum anterior de Lily Allen, It’s Not Me, It’s You, tuvo el mismo problema, y esa fue una de las razones que lo hizo deficiente, según la crítica. Cinco años después, parece que Allen no aprendió la lección, o sencillamente no quiso tomarla en cuenta.

Sería injusto, sin embargo, no señalar el impulso que muestran algunas canciones por mezclar géneros. En la ya mencionada “Insincerely Yours”, encontramos una fusión interesante entre el Disco-Funk y el Pop, sobre todo al inicio, con bajos muy bien ecualizados que llaman mucho la atención. También está el caso de “As Long As I Got You”, construida a base de una fusión entre Country, Folk y Pop, algo que Allen ya hizo antes. Asimismo, está también el caso de “Life For Me”, que combina guitarras Jangle con percusiones muy vertiginosas; una canción digna de unas vacaciones en alguna playa del Caribe. Esa es, por cierto, lo más Latin Pop que le escuché a Lily Allen, solo que en inglés.

Creo que queda claro que este álbum tiene bastantes problemas. Pero eso sí: es pegajoso por excelencia. Si alguien está interesado en hacer ese tipo de música que queda impregnada en la mente de miles desde la primera escuchada, tiene que escuchar Sheezus. Esta vez, de nuevo al lado de Greg Kurstin, Lily Allen ha desenvuelto todo su poderío Pop-HipHop-Britpop-LetrasProvocativas, el cual, por supuesto, suena muy bonito, pero no ha funcionado. Al menos eso sentí yo, durante las más de cinco veces que he escuchado el álbum. Y es que a pesar de que escuché Sheezus varias veces, buscando algo positivo para sacar de él (porque creo que Allen tiene un gran talento), casi no encontré nada. Todo se sostiene en una concatenación de sonidos pegajosos, y me opongo a creer que de eso se trata hacer música memorable o bien lograda. Aunque nunca está de más bailar un rato con este tipo de canciones.

Mis favoritas:
3) Air Balloon
5) Insincerely Yours

Clic para escuchar:
Lily Allen - Sheezus
Aspirante a periodista cultural y crítico musical wannabe. Lleva un tiempo intentando hacerse famoso en internet y hasta ahora nada.

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *